Marcha sinodal

reli

Nuestro compañero Eduardo Larrubia nos hace llegar una información de un grupo católico de Argentina que nos puede ayudar mucho en este camino de Sinodalidad que comienza.

“Ha comenzado oficialmente el domingo (17.10.21): Una marcha sinodal que durará dos años. Se ha proclamado en todas las catedrales, se ha anunciado en todas las comunidades. Será un camino de dos años (2021-2023), que se fundamenta en el evangelio (es camino de Jesús) y se despliega en forma de comunión entre todos los creyentes, que se comprometen a seguir dialogando el camino del Reino, que eso significa “sínodo” (de syn-hodein), para redescubrir y recrear la buena noticia de la vida humana.

Toda la iglesia es sínodo… Se trata de caminar hacia la nueva humanidad, hacia la promesa e impulso del Reino de Dios. Se trata de volver a las raíces de la vida humana que es el proyecto de Dios, Dios mismo caminando en nosotros, con nosotros. En ese sentido, toda la vida humana es un sínodo, en la línea de Jesús que quiso reunir a las “ovejas dispersas”, perdidas, aplastadas, oprimidas, caminar en ellas y con ellas. Que las mismas ovejas “caminen”, exploren… No os llamo siervos, les (nos) dijo Jesús (Jn 15,15), os llamo amigos. No os oculto nada, os he dicho y os digo todo lo que sé, con vosotros estoy, en vosotros camino…

Éste es el principio sinodal de la experiencia cristiana: que la iglesia pueda tomar conciencia de sí y decir humildemente que «los pobres son evangelizados», añadiendo que todos los cristianos pueden reunirse, en un gesto de amor, para comunicarse vida, para ofrecer libertad a los oprimidos y expulsados de la vida, proclamando así su fe en el Dios creador, en la línea de Jesús. El auténtico sínodo de las iglesias es su vida diaria, en la que se van creando formas concretas y comprometidas de presencia y servicio a los pobres, a quienes ofrecen palabra y pan, dignidad y comunión de amor.

Está llegando el gran “sínodo”, camino compartido, de la humanidad única y diversa, global y particular, donde lo que importa no es tomar el poder, sino compartir la esperanza de vida.

El Dios de Jesús habla a cada uno, en su intimidad, pero en comunión con otros. Sin duda, es importante que lo creyentes escuchen de un modo personal la Palabra (a través de la Escritura o por inspiración interna), como han puesto de relieve los cristianos evangélicos. Pero hay que potenciar también la vida de las comunidades, que exploran y tantean, que abren y ofrecen caminos de experiencia compartida (de evangelio), en este tiempo (año 2021) en que muchos nos sentimos amenazados por unos sistemas de poder, condenados al individualismo o dominados por grupos de presión que quieren imponernos su dictado.

En ese contexto he de señalar que todos los cristianos son sinodales, concejales de una iglesia que es sínodo, concilio permanente de evangelio.

Xabier Pikaza”

Nos comparte además un enlace de películas con las que podemos profundizar sobre Sinodalidad

https://jesuitas.lat/noticias/15-nivel-2/6898-con-que-peliculas-podemos-profundizar-sobre-sinodalidad

Entradas relacionadas